jueves, 12 de enero de 2012

Enfermedad de Gumboro. Diagnóstico Histopatológico. Parte I: la bolsa de Fabricio.

Por: BERNARDO MEJIA ARANGO M.V.Z.  M.Sc.
Fotografías: Bernardo Mejía Arango. Protegidas por derechos de autor. Cualquier reproducción o utilización de las imágenes, debe tener autorización previa.

Los análisis  histopatológicos, cuando se investigan lesiones causadas por el virus dela enfermedad de Gumboro  pueden ir emitidos en varios términos:

<!   . Enfermedad de Gumboro
<!   . Lesiones de enfermedad de Gumboro
<!   - Lesiones compatibles con enfermedad de Gumboro
<!   - Depleción linfoide y lesiones atróficas de la bolsa de Fabricio.

La pregunta que surge es: cuándo puede el histopatólogo decir que las lesiones que observa en los folículos y demás tejidos componentes de la bolsa  corresponden a la enfermedad de Gumboro? Para entender las  lesiones y la posibilidad de que estas sean producidas por el virus de la enfermedad de Gumboro, hay que entender primero la estructura de la bolsa  de Fabricio, segundo el virus y la esencia de la  enfermedad  y finalmente las lesiones que puede causar el virus y el compromiso de otros agentes etiológicos.

La bolsa de Fabricio es un órgano exclusivo de las aves. Es el único órgano relacionado con la diferenciación (“Educación”) de linfocitos B. Es un  órgano en forma de saco ubicado encima de la cloaca, con la cual se comunica. Su génesis embrionaria se inicia hacia el día 10 de incubación.

Si se revisa información sobre el desarrollo de la bolsa de Fabricio, esta dice que alcanza su máximo  hacia la semana 10 después del nacimiento e inmediatamente comienza su involución. Se encuentra información que dice que hacia la semana 23 queda reducida a una pequeña estructura inactiva. Es posible que haya excepciones: he  encontrado aves de más de 30 semanas con bolsa morfológicamente normal, no  puedo decir si tienen alguna funcionalidad.

La pared de la bolsa de Fabricio tiene una mucosa, que es la más gruesa de las capas de supared y se proyecta hacia el lumen del órgano en forma de pliegues en número de 12 denominados folias.


Cada folia está recubierta por epitelio, el cual tiene dos características:
_ En el ápice década folia el epitelio es simple cilíndrico  y se denomina epitelio asociada
   a folículos (FAE), este recubre el 10% de la superficie delas folias.
_ La cara interna de los pliegues está recubierta de epitelio pseudoestratificado cilíndrico
   es el epitelio interfolicular (IFE), el cual cubre el 90% de la superficie de las folias.


Las folias o pliegues de la mucosa de la bolsa de Fabricio están compuestas por folículos linfoides, los cuales son las unidades estructurales de la bolsa de Fabricio. Cada folículo está compuesto por una corteza y una porción medular. La porción cortical o corteza se tiñe más intensamente  debido a que está poblada de linfocitos pequeños. Entre la porción cortical y la medular de los folículos,  existe  una capa de células epiteliales la cual  no es visible en condiciones normales debido a la abundancia de linfocitos y macrófagos.



La bolsa de Fabricio  está poblada principalmente de linfocitos B; no obstante en la bolsa también se encuentran linfocitos T pero en mucha menor cantidad. En las aves jóvenes, es posible encontrar heterófilos en las áreas subepiteliales a lo largo del margen de los folículos, corresponden a áreas o restos de hematopoyesis extramedular, son bien visibles en pollitos de un día  de edad.

Los antígenos entran en contacto con el tejido linfoide de la bolsa de dos maneras:

<!- A través del epitelio asociado a los folículos (FAE) o epitelio cilíndrico  ubicado en el ápice de los  folículos.
<!- Vía hematógena: por medio de los capilares que llegan hasta la región cortical del folículo.

Un linfocito B estimulado por el antígeno, finalmente se transforma en un clon de células plasmáticas las cuales producen y segregan anticuerpos en gran cantidad. Esta es la respuesta inmunológica mediada por anticuerpos o inmunidad humoral.

Los folículos están dentro de la folia, separados por una delicada  trama de tejido conectivo, el cual se une  con el tejido conectivo  que constituye la pared o envoltura de la bolsa.

El tamaño de la bolsa de Fabricio varía de acuerdo con la edad pero sobretodo con los estímulos antigénicos a través de su período de  vida activa. En la práctica es cuestión de acostumbrarse a apreciar el tamaño y el aspecto de la bolsa  en las necropsias, en los diferentes estados productivos de las aves, para emitir un concepto de cuando está sucediendo algo anormal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada